jueves, 15 de octubre de 2020

Pensamientos inoportunos de este instante

 




Instantes como estos me pregunto,
¿Qué hubiera pasado?

Qué hubiera sucedido si realmente hubiera seguido tirada allí en mi decadencia, mi adolescencia sin sentido perdida en amistades volátiles y besos furtivos sin sentido ni sentimientos.

Qué hubiera pasado si originalmente hubiera seguido imponiéndome, si seguía rechazando esa salida propuesta. Si hubiera seguido rechazando ir a esa juntada, si realmente no hubiera ido, no hubiera pasado nada? No te habría visto nunca?.

No siento remordimientos ni arrepentimientos pero en instantes nostálgicos como este me pregunto que hubiera pasado si realmente no iba como en un principio había elegido y decidido. 
Qué me habrá llevado a decidir el acompañarlos, el haber aparecido esa noche. 

Si hubiera ido pero hubiera decidido despedirme y retirarme antes, irme sola. 
Qué hubiera sucedido si realmente no hubiera tenido mi berrinche de inmadura nena y haber reaccionado con celos hacia una amistad y pegarme a tu lado? 
Si no hubiera querido iniciar insoportablemente una conversación y conocerte?

Si hubiera seguido en esa tonta ida y venida de pelotudeses místicas en donde estaba sometida por ese ser que nunca me correspondió ni le importe, qué hubiera pasado entonces? 

Qué me llevo a mirarte tan directamente?

Si todo hubiera sido distinto? 

Qué hubiera sucedido realmente?

martes, 13 de octubre de 2020

Un infierno

 El agravio de tus labios, que juraron y engañaron,

embeleso de tu beso donde preso me quedé.

Un zarpazo fue tu abrazo y tu piel de seda y raso,

un infierno cruel y eterno donde el alma me quemé.

El hastío con su frío hizo nido en todo mío,

si quererte fue la muerte, el perderte es morir más.

Que misterio es el cariño que en la cruz de tu abandono,

todavía te perdono y te quiero mucho más.


Clavaste

sin temor, con toda el alma,

a traición y por la espalda

un puñal, ¿y para qué?

No ves

que estoy herido y te sonrío

que aún te llamo cielo mío

y que aún beso tu puñal.

¡No lo ves,

que pese a todo y contra todo

en el cielo o en el lodo

yo te quiero siempre igual!


Maldecirte, no seguirte, no quererte, aborrecerte,

libertarme de tus manos, rosa fresca, no podré.

Como un ciego tambaleo sin tu voz, sin tu sonrisa,

cielo y brisa, tierra y todo, me recuerda tu querer.

Siempre arde, noche y tarde, esa antorcha de tus ojos

en tu pelo soy abrojo que pretende ser clavel,

como hiedra que se aferra a la piedra inevitable,

de tu amor inolvidable aferrado me quedé.

lunes, 28 de septiembre de 2020

Soy tan insignificante para un todo, lo entiendo, pero para mis amigos, mi familia e incluso para ti?
Siempre fue así, siempre me hicieron sentir así, sigo sintiéndome así. Soy tan lamentable, soy tan simple que no valgo ni siquiera un poquito de atención? Tanto sueño doy?

Dolió, esa noche si que me dolió verme ahí, mirando la pared y sintiendo el silencio absoluto y tener que levantarme a hacer algo antes de largarme a llorar por como me sentí desplazada, entiendo que no sepa llevar una conversación, que no sea divertida, que no tenga que decir, quizás, pero ese desplante realmente me dolió. Y lo que mas me enoja es que siempre fué así y nunca lo quise reconocer.